Noticias

Carreras con futuro

Ingeniera de la FICH trabaja en la construcción del túnel más largo de su tipo en el mundo

Lara Trento es graduada de Ingeniería en Agrimensura y desde comienzos de este año reside en Dinamarca. Forma parte del proyecto «Fehmarnbelt tunnel», que consiste en la creación de un túnel submarino que conectará la región danesa de Selandia con la isla de Fehmarn, en Alemania.

Lara Trento se recibió en 2015 de Ingeniera Agrimensora en la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). A fines de ese año tenía 23 años de edad y fue distinguida por la Academia Nacional de Ingeniería por alcanzar uno de los mejores promedios de carreras de Ingeniería de universidades argentinas.

A la par de la realización de su carrera, Lara comenzó a trabajar como ayudante de cátedra, becaria en un proyecto de investigación y colaboradora en el Colegio de Profesionales de la Agrimensura de la Provincia de Santa Fe (Distrito Norte) y en un estudio privado. También obtuvo una Cientibeca de la UNL y una Beca de Estímulo a las Vocaciones Científicas del Consejo Interuniversitario Nacional.

En su último año de estudio, realizó un intercambio en Guanajuato, México, donde cursó las últimas materias. “Fue mi primera salida del país en relación con lo académico y estoy casi segura que esa experiencia fue la motivación para empezar a pensar la idea de desempeñarme profesionalmente fuera de mi país”, expresó Lara.

Desde que egresó tuvo su desempeño en temas de mensuras en la provincia de Santa Fe hasta que recibió la oferta de realizar un trabajo de topografía de mina en la provincia de Santa Cruz. “Desde entonces y por un lapso de seis años viajé cada quince días, realizando trabajo por rotación, lo que significó un cambio grande porque tuve que abandonar la topografía de construcción por la topografía de mina. El sur significó un quiebre en mi carrera porque descubrí un ámbito con nuevas oportunidades de crecimiento laboral, vinculadas al trabajo al aire libre y con tecnología de punta”, contó Lara. 

A fines de 2021, Lara decidió realizar un nuevo viraje en su carrera y comenzó a realizar búsquedas laborales en otros países. “Mandé currículos a empresas del exterior, pero en concreto me llamaron la atención los proyectos que ofrecían en Suiza y en Dinamarca. Me contacté con ambos y luego de una entrevista virtual de diez minutos, me contrataron en Dinamarca para la construcción del túnel más largo de su tipo en el mundo”, expresó Lara.

Dinamarca y el túnel submarino más largo del mundo

El proyecto, denominado «Fehmarnbelt tunnel», consiste en la creación de un túnel submarino que permitirá conectar la isla danesa de Lolland (en Selandia) con la isla alemana de Fehmarn. El túnel cruzará el estrecho de Fehmarn en el Mar Báltico –alrededor de 18 kilómetros–, proporcionando un enlace directo por ferrocarril y carretera entre el norte de Alemania y Lolland, y conectando además la isla de Zealand y Copenhague. 

“Me encuentro en el área de topografía del lado danés, trabajando en la edificación de la planta donde posteriormente se construirán las piezas del túnel. En mi área somos un grupo de veinte personas de distintos países: España, Polonia, Alemania, Dinamarca, Checoslovaquia y Rumania. La particularidad que tiene este proyecto es que, a diferencia de los demás túneles que están construidos con tuneladora, este se creará con piezas ensambladas de hormigón, que se hunden y se colocan sobre el lecho del mar”, explicó. 

Mirá el video de cómo será construido el túnel: https://www.youtube.com/watch?v=zf7C5DiEVpA 

Una ingeniera argentina en Dinamarca

Actualmente, Lara reside en Rødby, una localidad danesa de poco más de dos mil habitantes, ubicada a 5 km de la obra donde trabaja. “En el tiempo que llevo en este trabajo he tenido sensaciones encontradas entre lo que conozco y puedo desenvolverme sin problemas y nuevos desafíos de los cuales debo aprender y adaptarme. Además, el trabajo por rotación tiene una dinámica que permanentemente te expone a cambios, desde el avance de la obra hasta un nuevo equipo o procedimientos diferentes. Con el idioma me manejo muy bien. Hablo inglés, que he aprendido fundamentalmente con la práctica y de los corporativos de países de habla inglesa que visitaban Argentina cuando yo trabajaba allá”, comentó Lara. 

Lara siempre quiso ser ingeniera. Al finalizar sus estudios secundarios, el dilema fue qué ingeniería elegir. “Dudé entre química, industrial, civil, agrimensura, e incluso astronomía. Me gustaban lo que ofrecían, pero no terminaban de convencerme, excepto agrimensura, que desconocía totalmente. La elegí igual, con la esperanza de que tuviera aquello que no encontraba en las otras opciones, y no me equivoqué. Ahora lo que siento es pasión por mi carrera y mi profesión”, aseguró.

Lo que más atrajo a Lara en la elección de su carrera fue las posibilidades que brindaba de trabajo de campo, aplicación de conocimientos matemáticos y uso de equipamiento moderno. “La carrera me gustó desde el principio y con el correr del cursado terminó de ‘atraparme’ completamente”, remarcó.  

Además, destacó la importancia de haber estudiado en una universidad pública y rescató como aspecto positivo de la FICH la relación que se establece entre docentes y estudiantes. “Es un lazo estrecho, de confianza. Quizás al ser comisiones reducidas, no sos un número más y podés tener mayor conexión con el docente e intercambiar experiencias”, explicó Lara.

La ingeniería es difícil. ¿Mito o realidad?

Si bien la ingeniería presenta complejidades, que tampoco son ajenas a otras disciplinas y profesiones, Lara considera que la idea de que es difícil es más bien un mito. “En general la gente dice que para estudiar ingeniería tenés que ser inteligente o haber ido a una escuela técnica. No coincido. No me considero una eminencia ni tampoco fui a una escuela técnica. Tiene sus complicaciones, pero ninguna que no pueda superarse con dedicación y esfuerzo. Si uno está convencido de la carrera que eligió y le gusta, las dificultades no importan. Difícil es estudiar aquello que no te gusta, más allá de que sea complejo. No hay receta. Depende de cada uno. Soy una convencida de que las cosas hay que hacerlas bien, experimentar, intentar y equivocarse y volverlo a hacer; aprovechar todas las oportunidades que existan para aprender, y sobre todo que te guste lo que hacés. Me fascina mi carrera y la profesión que hoy ejerzo. Quizás esta fue mi receta”, subrayó Lara.

Galería de imágenes

Novedades

Receso de invierno

Del lunes 11 al viernes 15 de julio se suspenden los plazos administrativos en la FICH. ver más

Adscripciones a docencia

Hasta el 27 de junio se encuentran abiertas tres convocatorias. ver más

Adscripciones a investigación

Hasta el 27 de junio se encuentran abiertas tres convocatorias. ver más

Becas para SAT sobre Ley de Aguas

Hasta el 20 de junio está abierta la convocatoria, destinada a estudiantes de las ingenierías en Recursos Hídricos, Ambiental y en Agrimensura. ver más