Noticias

23 de abril

Niñez, tecnología digital y pandemia, algunos desafíos

En el Día Internacional de las Niñas en las TIC, docentes de la UNL reflexionaron acerca del rol de la tecnología digital en la educación de los más chicos durante la emergencia sanitaria actual.

El Día Internacional de las Niñas en las TIC fue establecido por Naciones Unidas, con el respaldo de la Unión Internacional de Telecomunicaciones –de la cual la Universidad Nacional del Litoral (UNL) es miembro a través de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) –, con el objeto de empoderar a niñas y mujeres jóvenes para que estudien y desarrollen profesiones en el campo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y de la industria tecnológica, contribuyendo así a reducir la brecha digital ocasionada por cuestiones de género.   

“Hoy la realidad nos muestra que son pocas las mujeres que estudian y desarrollan TIC en relación con la cantidad de mujeres que sólo hacen uso de estas tecnologías. En este sentido, como un modo de sumarnos a dicha conmemoración, desde el año pasado organizamos en la FICH-UNL la jornada ‘Niñas en las TIC’, que consiste en desarrollar dispositivos lúdicos orientados a despertar interés  en estudiantes de escuelas primarias y secundarias sobre estas áreas disciplinares, mediante el juego y la interactividad. Asimismo, homenajeamos a mujeres que dejaron huellas en el desarrollo de la informática y de la tecnología en general, y difundimos las actividades de docencia e investigación que se desarrollan en la Facultad para demostrar que las carreras, que históricamente han tenido un predominio masculino, también pueden ser realizadas por mujeres”, comentó Aylen Carrasco, secretaria de Ciencia y Técnica de la FICH.

La situación actual de emergencia sanitaria por la propagación del COVID-19 obligó a suspender la edición 2020 de esta actividad, pero no así la posibilidad de aprovechar la conmemoración para reflexionar acerca del rol de las tecnologías digitales en la educación de niñas y niños, entendiendo por dichas tecnologías aquellas de naturaleza electrónica que trabajan con código binario. “Debemos considerar a la pandemia como una oportunidad para pensar cómo nos posicionamos frente a las TIC, a las que todos repentinamente debimos recurrir con más énfasis que antes que se desatara la enfermedad, y que, en el caso de niñas y niños, deben utilizarlas para seguir educándose. Debemos analizar de qué modo se puede capitalizar esta experiencia para despertar en la niñez el interés por las tecnologías y visibilizarlas como una opción estratégica de estudio y desarrollo profesional en el futuro”, reflexionó Andrea Gómez, coordinadora del Área de Programas Institucionales de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la FICH.

«Inmersión tecnológica», algunos desafíos
Según Natalia Bas, coordinadora del Área de Educación a Distancia de la FICH y docente del Taller de Tecnologías Digitales de la Escuela Primaria de la UNL, actualmente nos encontramos en una situación de «inmersión tecnológica», en la que todos –docentes, estudiantes y familias– tenemos el desafío de evaluar qué sabíamos, qué creíamos saber y no estábamos en lo cierto, y qué necesitamos saber acerca de las tecnologías digitales.

“En el caso de los docentes, existe además la preocupación por sostener un vínculo pedagógico con sus estudiantes, que no se basa solamente en impartir contenidos. Hoy la función de la escuela es mucho más amplia, pero la tecnología se concibe como un medio para continuar con lo que se venía haciendo en la presencialidad, lo cual es un error. Pensar a las tecnologías sólo como un medio es considerar que son neutras y no lo son. Entre otras cosas, impactan en el modo en que se presentan y se organizan los contenidos; proponen lógicas propias, tanto de producción como de interacción, y responden a intereses políticos y económicos”, afirmó la docente.

De acuerdo con Bas, las tecnologías funcionan como dispositivos de subjetivación, es decir, construyen sujetos. “Con la elección y el empleo de una determinada tecnología, el docente está enseñando mucho más de lo que él cree. Enseña a relacionarse con un otro; a compartir; a cuidar la privacidad; a gestionar necesidades tecnológicas; a producir con y para otros; a formar e integrar comunidades. En muchos casos, los docentes no están preparados para reparar en esto, pero tienen la obligación de ser conscientes de qué aprendizaje está latente por el uso de las tecnologías”, subrayó la docente.

Ahora bien, ¿cómo elegir la tecnología más adecuada? ¿Quién debe asesorar? “La tarea de evaluar cómo el software permea y regula las prácticas dentro de un determinado campo disciplinar concierne a los profesionales de ese campo. A la vez, los docentes deben reflexionar acerca de cómo las tecnologías impactan en los procesos de enseñanza y aprendizaje”, aclaró Bas. De cualquier modo, la docente remarcó que no se deben buscar «recetas», sin considerar algunas variables como contexto y objetivos de enseñanza o características de la población escolar. “Una cosa es usar tecnologías pensadas para la educación y otra cosa es hacer un uso educativo de la tecnología. Si se opta por lo segundo, se deben considerar las características y la naturaleza de la herramienta, así como las adecuaciones pedagógico-didácticas que se tendrán que realizar para que se ajuste a todas las variables”.

En este contexto, las niñas y los niños también tienen un desafío: desarrollar pautas de autocuidado. “Que su seguridad no dependa sólo del control familiar o institucional, sino que se puedan formar en el uso de las tecnologías, de modo que ellos puedan protegerse a sí mismos”, apuntó Bas.

No obstante, la docente aclaró que la cantidad de niñas y niños con acceso a tecnologías digitales es minoritaria y pone en evidencia la desigualdad económica y social de la población. “Contar con los medios tecnológicos igualmente no garantiza resultados exitosos en la virtualidad de la enseñanza, pero sí posiciona a los estudiantes en un lugar de inicio totalmente diferente al resto. El sector de la población que no cuenta con los dispositivos para acceder digitalmente a la educación, también es subjetivado por las tecnologías y así es doblemente marginado”, se lamentó Bas. 

Futuro incierto
Según Bas, lo preocupante de esta pandemia es la «receta». ¿Todos vamos a educar por aulas virtuales? ¿Hay posibilidades reales de hacerlo? ¿Puedo enseñar y aprender en medios digitales del mismo modo que en instancias presenciales?

“Esto es imposible; hay que hacer adecuaciones que permitan considerar las lógicas y las características propias de los medios a utilizar”, respondió la docente. “Esta ‘inmersión tecnológica obligada’ probablemente sea un punto de inflexión en las prácticas pedagógicas, tanto en los estudiantes como en los docentes. Esto nos tiene que ayudar a pensar, entre otras cosas, en la necesaria formación en tecnología que deben tener todos los docentes de cara al futuro”.

Novedades

Coronavirus: Resolución 074/20

Establece los alcances mínimos de la adecuación del dictado de las asignaturas de grado y pregrado presenciales de la FICH a la modalidad virtual. ver más

PRODACT: primera convocatoria 2020

Se encontrará abierta hasta el 15 de mayo. ver más

Declaración jurada de cargos

El nuevo plazo de entrega se fijó para el 30 de junio. ver más

Ciclo de seminarios-talleres sobre Proyecto Final de Carrera

Corresponde al primer semestre de 2020. Comienza el 21 de abril y es obligatorio para estudiantes de Ingeniería en Recursos Hídricos e Ingeniería Ambiental. ver más